jueves, 11 de octubre de 2012

PRUEBA DE DETECCIÓN RAPIDA DEL VIH


PRUEBA DE DETECCIÓN RAPIDA DEL VIH
Laura Almeida López
Graduada en Enfermería
Agente de Salud GALIA en Galicia

La infección por VIH/sida sigue siendo, en estos momentos, uno de los principales problemas de salud a nivel mundial y también en Galicia.
El lapso de tiempo que puede pasar desde la infección por el VIH hasta el diagnóstico de sida varía, en ausencia de tratamiento, desde menos de 1 año hasta 15 años o más, con una media de 10 años.
La disminución de la incidencia del sida, que se registró desde el año 1996, se atribuye a los logros en la prevención de la enfermedad y, fundamentalmente, a la utilización de los tratamientos antirretrovirales (TAR) en las personas infectadas por el VIH.
Uno de los pilares básicos de la lucha contra el sida es la detección precoz de las personas infectadas polo VIH. El diagnóstico precoz ofrece la posibilidad de beneficiarse de la terapia antiviral en las etapas precoces de la infección, y puede contribuir a modificar las conductas que favorecen la transmisión del virus a otras personas. En este sentido, las pruebas rápidas de detección del VIH ofrecerán además de la ventaja de facilitar el diagnóstico precoz, la posibilidad de llegar a colectivos con escaso contacto con los servicios de salud o reticentes a acudir a ellos,
pero que sí es probable que acudan en determinados momentos, por la inmediatez de resultados que proporcionan las pruebas rápidas de VIH.
Desde que en el año 1985 surgiera el primer test de detección de anticuerpos frente al VIH, el diagnóstico de este virus evolucionó mucho y actualmente hay un amplio conjunto de pruebas para la detección del VIH.
Comúnmente el diagnóstico se basa en el uso de la prueba ELISA para detectar anticuerpos frente al VIH y la confirmación por otra prueba más específica (Western-Blot). Posteriormente, se desenvolvieron técnicas de ELISA de segunda y tercera generación, con uso de proteínas recombinantes y péptidos sintéticos, lo que repercutió en un incremento de la sensibilidad y la
especificidad en el diagnóstico, además de reducir el llamado período ventana, es decir, el tiempo que transcurre desde la infección hasta que los anticuerpos son detectables. Con la aparición de las pruebas de cuarta generación, aunque se acortó más este tiempo. Estas pruebas
precisan de unas condiciones estrictas que las hagan fiables, en las que se incluyen el equipamiento de laboratorio, la experiencia del personal profesional que las realiza y también el mantenimiento de una temperatura estable, entre 2º y 8 º C para los pasos de incubación.
Las pruebas de detección rápida usadas para el cribado, moviéndose en buenos rangos de sensibilidad y especificidad, consiguen que se pueda obtener en un plazo de 15-30 minutos un primer resultado que deberá ser confirmado posteriormente (para la confirmación la prueba más utilizada es la de inmunoelectrofluorescencia o Western Blot).
Desde la Dirección Xeral de Innovación e Xestión da Saúde Pública (DXIXSP) se pone en marcha, con la participación de los centros Querote +, de la Dirección Xeral de Xuventude e Voluntariado y de otras entidades colaboradoras, el proyecto de la detección precoz anónima de VIH en Galicia, que tiene como fin promover la realización de estas pruebas rápidas en nuestra comunidad. Este proyecto ofrece la posibilidad de acceder a ellas, de forma anónima, a todas las personas con prácticas de riesgo para la infección VIH que así lo deseen.
Las pruebas de detección rápida de VIH se pueden hacer en diferentes muestras, como son fluido oral, sangre, suero o plasma. La prueba seleccionada para este fin fue la que se realiza en fluido oral por sus implicaciones, entre las que se encuentran una recogida de la muestra más sencilla y con más aceptabilidad por parte da población, menor dotación de infraestructura técnica, no necesitar personal sanitario para su realización, y que se elimina como residuo sólido asimilable a urbano (RSAU).
El Objetivo general es disminuir el retraso diagnóstico de la infección VIH en Galicia
Existen también varios objetivos específicos que son:
1. Disminuir el retraso diagnóstico del VIH en poblaciones con prácticas de riesgo, y que no acuden con frecuencia al sistema sanitario, mediante la realización de una prueba rápida en fluido oral.
2. Facilitar el consejo pre y post prueba del VIH.
3. Aumentar las prácticas preventivas en las personas que acuden a realizar la prueba rápida del
VIH en fluido oral.
4. Facilitar el acceso al diagnóstico de VIH y al tratamiento antirretroviral.
Estas pruebas están destinadas a personas de 16 años en adelante con prácticas de riesgo para esta infección que no fueron diagnosticadas previamente.
Preferentemente se les ofrecerá a personas que manifiesten prácticas de riesgo sexuales tanto en HSH coma en heterosexuales con múltiples parejas sexuales, o con prácticas de compartir materiales para inyectarse drogas.
Se intentará acercarle la prueba a aquellos grupos con mayor retraso diagnóstico, entre los que se encuentran las personas heterosexuales, las mayores de 40 años, inmigrantes de áreas con alta prevalencia de infección por el VIH, y las personas con menor nivel de formación y socialmente excluidas o en riesgo de estarlo.
No se excluirá a aquellos que no manifiesten prácticas de riesgo a la hora de solicitar la prueba si, después de un consejo asistido inicial, persisten en querer realizarla. En estos casos puede ocurrir que no quieran manifestar sus prácticas de riesgo.
Existe un protocolo de realización de la prueba rápida, donde se especifican los pasos a seguir, que son los siguientes:
a) Persona solicitante de la prueba. La persona que solicita la prueba rápida en el fluido oral declara que ten 16 años o más (10), y será informada de la voluntariedad de la realización de la misma. Esta prueba será siempre hecha de forma individualizada.
b) Confidencialidad e anonimato. Se le informará de que se trata de una prueba confidencial y anónima y que en ningún caso se tomarán datos de carácter personal. Posteriormente, se procesará la recogida de los datos epidemiológicos informando de su carácter anónimo y que no constituirán ningún fichero nominal de datos (anexo I Documento de resultados y encuesta epidemiológica).realización del test incluirá información sobre:
c) Consejo asistido previo a la realización de la prueba. El consejo asistido antes de la realización del test incluirá información sobre:
– Cual es el propósito del test. Ventajas del diagnóstico precoz.
– Posibilidades de diagnóstico, tratamiento y recursos que hay disponibles ante la infección por VIH y sida.
– En qué consiste la técnica del test rápido de VIH en fluido oral.
– La prueba rápida solo es una prueba de cribado, no diagnóstica. La necesidad de un diagnóstico de certeza posterior a los test reactivos.
– La seguridad del test no reactivo.
– La importancia del “período ventana”.
d) Consentimiento. El personal de la entidad que realiza el consejo asistido previo se asegura de que el solicitante entiende la información sobre el VIH y la trascendencia de la prueba y respectará el derecho de la persona a decidir, tras este consejo asistido previo, si desea o no realizarla.
Una vez que la persona ya está perfectamente informada, será capaz de tomar la decisión libremente sobre hacer o no la prueba según sus circunstancias personales. En este momento se obtendrá el consentimiento, tan solo verbal, para hacer la prueba.
En el caso de que se rechace la realización de la prueba, esta información también debería ser recogida en el formulario de encuesta epidemiológica.
e) Preparación del área de trabajo:
El área de trabajo se cubrirá con un mantel limpio, absorbente y desechable. Sobre este mantel se colocará el soporte para la prueba, que es reutilizable.
Se utilizarán guantes para la realización de la prueba, lo cual no exime de una correcta higiene de manos antes y después de la realización de la prueba.
f) Preparación del kit para la prueba:
La bolsa contendrá:
_ dispositivo para la prueba
_ frasco de solución reveladora
Para evitar la contaminación del dispositivo se dejará en la bolsa hasta que vaya a ser usado.
Primero se quitará el frasco de solución reveladora de su bolsa y después de abrirse se colocará en el soporte. Se asegurará de que el frasco llega al fondo del hueco del soporte para evitar salpicaduras.
El dispositivo debe incluir en la bolsa que los contiene un paquete absorbente, de no haberlo, se eliminará el dispositivo y se cogerá una bolsa nueva para la prueba.
g) Toma de muestra de fluido oral y realización de la técnica de la prueba rápida de detección de VIH. Se seguirán las especificaciones técnicas del fabricante (Oraquick ®).
El kit lo manipulará el personal competente para realizar la prueba y será también quien obtenga la muestra, con el fin de evitar la variabilidad de la recogida de la muestra por parte del usuario/a.
Para la recogida de la muestra se colocará la paleta por encima de los dientes del paciente, sobre el exterior de la encía. Se frotará la paleta por la parte exterior das encías superior e inferior, una sola vez. La paleta se puede usar por ambos lados.
Una vez realizado esto, se insertará la paleta del dispositivo en el frasco de líquido revelador, verificando que la paleta toca el fondo del frasco y que la ventanita de los resultados mira para usted.
Los resultados se leen después de 20 minutos, pero no en más de 40. Cuando se comienza a realizar la prueba aparece un líquido rosa que sube a través de la ventana de resultados, éste irá desapareciendo a medida que se revela la prueba.
Para la toma de muestra de fluido oral y la manipulación de los materiales, se usarán guantes desechables y se mantendrá la higiene debida en todo el proceso.
h) Lectura del resultado de la prueba rápida:
Prueba rápida no reactiva. El resultado es NO REACTIVO si:
Aparece una línea de color rosa o rojo junto al triángulo que tiene la letra “C”, y NO aparece ninguna línea donde el triángulo tiene la letra “T”.
Prueba rápida reactiva. El resultado es REACTIVO si:
Aparece una línea de color rosa o rojo junto al triángulo que tiene la letra “C”, y también aparece una línea donde el triángulo tiene la letra “T”. Una de estas líneas puede ser más oscura que la otra, pero siempre que aparezcan las dos será reactivo (aunque las líneas sean tenues).
Prueba rápida no válida. El resultado es INVÁLIDO si:
– No aparece ninguna línea roja junto al triángulo d de la “C”.
– Después de 20 minutos el fondo de la ventana de resultados se vuelve de color anaranjado y dificulta la lectura de los mismos.
– Si alguna de las líneas no aparece dentro de los triángulos “C” o “T”.
i) Comunicación del resultado de la prueba rápida y consejo asistido post prueba:
– Si no es reactivo, reforzar el consejo asistido sobre prácticas seguras.
– Si es reactivo se recomendará a la persona la necesidad de establecer un diagnóstico de certeza y se le explicará que la prueba rápida no es una prueba diagnóstica. Si está de acuerdo, se derivará a un centro sanitario donde puedan realizarle una prueba convencional de laboratorio para el diagnostico de la infección VIH.
Se resaltarán los beneficios del establecimiento de un control y tratamiento precoz y los más importantes avances del tratamiento antirretroviral, así como la necesidad de adoptar prácticas seguras para evitar la reinfección y la posible transmisión a otras personas.
– Si el resultado es no válido se recomendará que acuda a realizar una prueba diagnóstica de laboratorio en un centro sanitario ya que no es posible descartar la infección con la prueba rápida.
j) Entrega del documento de resultados y encuesta epidemiológica.
k) Derivación, al centro de referencia determinado por la DXIXSP y el Servizo Galego de Saúde (SERGAS), de las personas con pruebas de VIH reactivas o no válidas.
l) Se evitará la realización de la prueba rápida en viernes, sábado y víspera de festivo.
Para facilitar la confirmación o exclusión, por parte de un centro sanitario, de pruebas reactivas o no válidas el día siguiente a su realización.
Información Obtenida del Proxecto - Informe Técnico sobre proba rápida do SERGAS (2011).

No hay comentarios:

Publicar un comentario